“Que hablen bien o mal, lo importante es que hablen de mí, aunque confieso que me gusta que hablen mal porque eso significa que las cosas me van muy bien. De los mediocres no habla nadie y cuando lo hacen sólo dicen maravillas”. Salvador Dalí.

En paralelo a la Guerra de los Treinta años (1618-1648) Holanda vivió una época de crecimiento y apertura comercial. En ese periodo de riqueza, las clases dirigentes holandesas encontraron en los tulipanes un nuevo objeto de deseo. El tulipán es una flor originaria de Asia Central. En 1593 Carolus Clusius, un experimentado botánico introdujo en Holanda los primeros tulipanes, procedentes de la actual Turquía.

Poco a poco, las clases nobles fueron coleccionándolos, convirtiéndose en un símbolo de riqueza y los comerciantes fueron capaces de idear algo muy similar a lo que hoy en día sería un mercado de futuros. Comenzó a convertirse en un proceso especulativo. El innovador mercado de futuros y la entrada de pequeños inversores terminó por disparar los precios de un bulbo de tulipán. La floricultura fue el legado positivo de la que ha sido catalogada como la primera burbuja especulativa de la historia.

Podríamos entender que estamos en una época parecida a la sucedida a principios del siglo XVII con los bulbos de tulipán en Holanda, que tuvieron el privilegio de ser los primeros participantes en la historia de la humanidad en una burbuja especulativa. Los que caen víctimas de burbujas especulativas creen que se está reinventando el mundo y que el capitalismo será diferente.

Autoridades financieras alertaron sobre riesgos asociados al uso de las criptomonedas y la modalidad conocida como Oferta Inicial de Monedas (ICO por sus siglas en inglés), que funciona como la inversión en el mercado de futuros de las monedas virtuales. Resaltaron que las criptomonedas no constituyen una moneda de curso legal en México y no son divisas, ya que ninguna autoridad monetaria extranjera las emite ni respalda su poder liberatorio en la realización de pagos. Además consideraron a las ICO como inversiones de alto riesgo, con la posibilidad de tener pérdidas de hasta por el total de la inversión.

Las criptomonedas han tomado al mundo por sorpresa, en los últimos años su crecimiento ha sido materia de mucho análisis, lo que ha llevado a que en países como México ya lo consideren dentro de una regulación, a través de la llamada “Ley de Tecnología Financiera” (LEY FINTEC), la cual ya fue aprobada en el Senado y enviada a la Cámara de Diputados para su discusión.

Una criptomoneda o criptodivisa es un medio digital de intercambio que utiliza criptograma y blockchain para ser emitida, la más conocida actualmente es el bitcoin, la cual ha aumentado de manera importante su valor desde su lanzamiento.

Bitcoin es una moneda, como el euro o el dólar estadounidense, que sirve para intercambiar bienes y servicios. Su mayor diferencia frente al resto de monedas, se trata de una moneda descentralizada, por lo que nadie la controla. Bitcoin no tiene un emisor central como los dólares o los euros; la criptomoneda es producida por las personas y empresas de alrededor del mundo dedicando gran cantidad de recursos a la minería de datos.

De la misma forma que el email supuso un avance increíble a la hora de comunicarnos, Bitcoin representa un paso de gigante en lo que a sistemas de pago se refiere.

La analogía que mejor ilustra la naturaleza y potencial de Bitcoin es que “Bitcoin es al dinero lo que Internet a la información”. Bitcoin democratiza el dinero, lo hace de la gente, se lo arrebata al poder. Bitcoin es a la vez un protocolo, una red de pagos y una moneda.

Originalmente se propuso como concepto en 2008, pero fue lanzada en enero de 2009 por Satoshi Nakamoto (quien es el creador de Bitcoin). A finales de 2016 contaba con más de 10 millones de usuarios y más de 100.000 comercios de todo el mundo lo aceptan como medio de pago.

En diciembre de 2017, el presidente Nicolás Maduro de Venezuela, anunció el lanzamiento del «Petro», la primera criptomoneda gestionada por un gobierno; de esta manera Venezuela se convertiría en el primer país del mundo en crear una criptomoneda controlada por un gobierno y con respaldo en reservas del país.

Sin duda, hablar sobre futuros del bitcoin es navegar en aguas desconocidas, ya que tradicionalmente los futuros han estado respaldados por productos tangibles, es decir, si hablamos de futuros de commodities como la del oro, cada contrato avala 100 onzas de oro que puedo recibir al vencimiento del contrato, o si hablamos de maíz, cada contrato representa 127 toneladas del producto; sin embargo, en el caso del futuro del bitcoin estamos hablando de una moneda digital que cotiza en dólares y que está sujeta a la oferta y demanda de un número limitado de bitcoins a nivel mundial (21 millones) en la que además no recibiré bitcoins al final, si no la diferencia entre el precio de compra y venta del futuro, es decir, pérdidas o utilidades.

El bitcoin ha llamado la atención de propios y extraños este año. La criptomoneda presenta un rendimiento de 1,526% en lo que va de 2017.

A finales de 2016, el bitcoin tenía un precio de 968.23 dólares por unidad, a unos días de que acabe diciembre, el precio de la moneda virtual se ubica en 15,740.25 dólares. Hace siete años, el precio del bitcoin era de 6 centavos de dólar, según datos de CoinDesk.

Sin embargo, hay que observar las señales del fin de esta burbuja especulativa que se están comenzando a hacer más evidentes.

  • Precios que crecen de manera desproporcionada con grandes episodios de volatilidad.
  • Popularidad excesiva del mercado y aparición de una gran cantidad de opciones al alcance prácticamente de cualquiera.
  • Arranca la utilización de criptomonedas para levantar masivamente capital.

Para que estas burbujas se den se requieren algunos requisitos:

  • Un grupo de ingenuos que estén convencidos de que sólo ellos encontraron algo totalmente novedoso que les hará millonarios en muy poco tiempo y prácticamente sin esfuerzo.
  • Cegados por la pasión deciden apagar el botón de la razón.

Si escuchan la historia de los bulbos de tulipán les parecerá ridícula; en unos años más habrá quien también vea la singularidad de las criptomonedas, como los que hoy ven el fracaso de los telares o flor de la abundancia.

“Si estuvieras en Venezuela o en Ecuador o en Corea del Norte… o si eres narcotraficante, un asesino o algo así, probablemente preferirías el bitcoin a dólares”. Jamie Dimon, presidente del Banco JPMorgan Chase.

Fernando Óscar García Chávez

Fernando Óscar García Chávez

Consejero de la COPARMEX Nacional y Vicepresidente de la Comisión de Salud y Riesgos Sanitarios.

Fungió como Presidente de la Asociación Nacional de Almacenes Fiscalizados A.C. (ANAFAC) y además como Director General de AAACESA, firma líder en comercio internacional y almacenes fiscalizados. Cuenta con estudios profesionales en Ingeniería Química Industrial, Maestría en Administración y Maestría en Ciencia y Tecnología de Alimentos. Es egresado del Programa de Alta Dirección AD2 del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE Business School). Presidió la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) Ciudad de México.

En 2012 fue reconocido como miembro de la Legión de Honor Nacional de México. Consejero del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública del Distrito Federal. Forma parte del Consejo Unidos Contra la Trata. Es Colaborador de la revista Estrategia Aduanera y miembro de CENCOMEX.

También puede interesarte

Diferimiento de Arancel Lo que debes de saber sobre el Diferimiento de Arancel: qué es, particularidades y fundamento legal, en voz de un experto en materia de comercio exter...
Modificaciones de la clasificación y codificación de mercancías sujetas a regulación sanitaria por p... ACUERDO que modifica al diverso que establece la clasificación y codificación de mercancías y productos cuya importación, exportación, internación o s...
Del Día del Presidente al Informe Presidencial ¿Cómo ha evolucionado? El primer presidente en rendir un informe fue el General Guadalupe Victoria, quien, a pesar de que no estaba obligado...
Share This